PopCornFriday - Esos malditos huesos

Ya hace casi diez años de aquel grandioso estreno, aquel que nos hizo recordar las maravillosas aventuras que ya viviésemos con Indiana Jones o la primera trilogía de Star Wars, aquel que rompió récords en taquilla, pero sobre todo aquel que puso a Peter Jackson al lado de los grandes directores del momento.

Tras el cierre de la trilogía de "El Señor de los Anillos", el neozelandés se atrevió con un remake de aquel film tan exitoso de Cooper y Schoedsack, King Kong. Dicho largometraje tuvo el éxito esperado pues era la vuelta del gran realizador de la película que igualó en Oscars a Titanic (una de éstas lo tuvo más merecido, os dejo a vosotros las conclusiones). King Kong, como no podía ser de otra manera, fue una buena película de aventuras, una de esas superproducciones que hacen que vayas al cine a comer palomitas. Todos los fans acérrimos de Jackson pedían más, de hecho el sector freak se dedicaba a mandarle súplicas en forma de mails o cartas, con el fin de ver cumplido el sueño de ver su libro fantástico preferido en la gran pantalla.
Al final resultó ser al revés, Peter Jackson decidió grabar la historia de un libro que le encantó y tan rápido como ha pasado el tiempo desde aquel estreno en 2001, lo hace también en la película "The Lovely Bones", basada en la novela homónima escrita por Alice Sebold.

Dicha novela (fantástica, por cierto), cuenta la historia de una niña asesinada por su vecino, un meticuloso hombre de mediana edad que no deja ningún rastro de lo acontecido. Lo curioso del libro es que la protagonista verá desde el cielo todo lo que ocurre en su hogar tras su fallecimiento. No sólo la reacción de su familia, sino también el transcurso de una investigación que desde el comienzo se antoja muy complicada. Pero ahora vayamos con el tema que nos interesa, la película.

Durante la primera media hora se nos va a introducir todo el contexto, comenzando por la época, ya que The Lovely Bones (Desde Mi Cielo en castellano) transcurre en los años setenta. La niña protagonista tiene tan solo 14 años y está magnificamente interpretada por una Saoirse Ronan que nunca me cansaré de alabar. Mientras tanto se nos presenta a su familia, en la que vemos a un Mark Wahlberg fuera de su papel (yo creo que se equivocaron en el casting) y a la guapísima Rachel Weisz, cuyo personaje está poco aprovechado en el film para lo que daba de sí en la novela.
Como digo, estos primeros treinta minutos transucrren de una manera efectiva, más aún cuando se produce el asesinato en el que vemos por primera vez a Stanley Tucci , merecidísimo nominado por la Academia. Tras esto veremos dos tramas, la de Susie en el cielo descubriendo su nuevo rol en el mundo, y la de Susie observando todo aquello que ha dejado atrás.

Por tanto, mientras abajo seremos testigos de un thriller interesante, de factura buena tirando a mediocre, en el cielo de Susie se nos mostrará el, quizá maldito, empeño de Jackson por los efectos visuales para mostrarnos un limbo que realmente podía habérsenos presentado de una forma más original y melodramática de la que lo hace el neozelandés. Pero si queremos analizar lo que sucede en torno a la familia de Susie tendremos que separar dos tramas, la de las dificultades de todos por dejar a Susie y lo acontecido atrás, y la de la investigación de un padre obsesionado con la culpabilidad de su vecino.

En la primera de las tramas, a su vez, también veremos dos partes bien diferenciadas: la de sus amigos y su "novio", y la de sus padres y hermanos. Ninguna de las dos están bien representadas ni mucho menos interpretadas, de hecho el libro nos muestra mucho mejor la angustia de una madre que ya no se siente atraída por su marido, o la de una hermana que se protege de lo acontecido por medio de la indiferencia.
En la segunda, acompañaremos al padre en su interés por resolver el asesinato de su hija, que lo llevará a sospechar de un vecino que actúa de una manera muy extraña. Sus sospechas, de hecho, aumentan con cada minuto de metraje, así como a la tensión, que se resolverá de una manera rápida y estúpida por medio de una incrusión de la hermana de Susie en la casa del asesino.

Y es en este allanamiento en el cual vemos el principal error del film, cargándose totalmente el final de la novela, que quizá era el momento que más deseábamos ver los lectores. ¿Cómo va a dejarse por su casa un matojo de pelo después de todas las molestias que se ha tomado? Lo mejor es que todo lo demás se resuelve de manera muy interesante.
Mientras que en la novela todos los personajes maduran (pues pasan muchos años desde la muerte de Susie hasta que se descubre quien ha sido el asesino) en la película no lo hacen, y por tanto no podemos presenciar la maravillosa escena en la que Ray (su noviete) y Susie se reencuentran de una forma bastante más, valga la redundancia, madura.
El tema de la caja fuerte no creo que tenga sentido citarlo, esos tres minutos a cámara lenta son patéticos, de hecho dan ganas de aprovecharlos para ir al baño a descansar de tanto "sufrimiento". Y la muerte de George (el asesino) es esperpéntica, roza lo patético y parece que estemos ante el trailer de la próxima Destino Final.

No me quiero olvidar de todo el CAST, pues tanto Susan Sarandon como Rachel Weisz (aunque el papel de esta última no sea ni mucho menos importante para la trama) parecen actrices de una película de serie B.

Por tanto, podemos decir que como adaptación, la película se lleva un rosco. Como película fantástica podemos ponerle nota de videoclip, no creo que valgan para mucho más las escenas de Saoirse (totalmente desaprovechada) en "su" cielo. Y como thriller podemos obsequiar a Jackson con un seis justito, y con lo cual os dejo que la veáis, eso sí, si no os habéis leído el libro. 4

0 comentarios:

Datos personales

Mi foto
Madrid, Spain
Cinéfagos es un blog sobre cine, un podcast sobre Hollywood y una newsletter que lo une todo en el formato más cómodo posible. Hazte cinéfago.

Twitter

Seguidores